Entre grillos

Un país con problemas y un gobierno de fábula

Los mexicanos están cansados de los discurso y de los promocionales gubernamentales que para estas fechas salen en los medios de comunicación, ya sea para promocionar acciones del informe de gobierno o acciones proselitistas disfrazadas de campañas como la revocación de mandato u otras cuyos objetivos son políticos con miras al próximo proceso electoral.

Cuánto dinero se ha gastado el ejecutivo federal en la producción y realización de los promocionales que se dejan ver o se escuchan en televisión o radio, para informar que “eso no se cuenta pero cuenta mucho”, acaso los titulares del ejecutivo federal, estatal e incluso el municipal viven las mismas situaciones que el ciudadano de a pelo, acaso saben los burócratas de primerísimo nivel lo que es no tener medicamentos en un seguro social o en un programa como el seguro popular, acaso saben estas personalidades las necesidades del pueblo que medio vive con un sueldo muy por debajo del costo de una canasta básica.

 

Los chapulines, perdón, que culpa tienen estos animales, los políticos que ya se acostumbraron a vivir del presupuesto, lo único que les importa es querer apantallar y ganar puntos pues quieren seguir “mamando” del presupuesto con el apoyo incondicional de sus bases y militantes.

 

Gobiernos municipales que realizaron la ratificación de mandato, en todos los casos y de acuerdo a los resultados, “la gente les da un voto de confianza y les permite continuar con el buen ejercicio de sus funciones”, pero ¿Cuál gente?, ¿Cuántos fueron los participantes en este ejercicio y cuántos los ciudadanos que pudieron participar pero que no lo hicieron? ¿Cuánto gastaron? ¿y para que lo hicieron si de todas formas en caso de haber sido negativo el resultado se duda que hayan dejado dicho cargo?

 

Otros gobiernos municipales prefirieron hacer campañas en el barrio o la colonia, prometiendo el sol, la luna y las estrellas (prometiendo acciones que por obligación debe de hacer cualquier autoridad municipal), cuando se les ha olvidado atender a los ciudadanos que se acercan o se han acercado a las autoridades en sus despachos u oficinas, para ellos no hubo tiempo, pero ahora que se acercan los tiempos electorales los buscan hasta de puerta en puerta prometiendo acciones que debieron de emprender desde el primer día de septiembre de 2015.

 

¿Hasta cuándo el pueblo reaccionara para que los políticos hagan por el pueblo lo que tienen que hacer?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*